Uno de los valores más importantes de una actividad es que sea accesible y es lo que pensó Alberto Fuertes al plantar la semilla de Madrid Fly. Su visión después de ganar tres campeonatos mundiales como paracaidista es que quienes se dicen a sí mismos  “ojalá me atreviera a saltar” puedan pasar directamente a vuelo sin el trance de subir a una avioneta y ascender a 4 mil metros.

Sonriendo en el simulador de caida libre


Las restricciones del paracaidismo han desaparecido en el túnel de viento de mayor envergadura de todo el continente europeo. La edad no importa y, por supuesto, el temor a las alturas tampoco. Aún así en sus instalaciones de Las Rozas sentirás que no estás ante una alternativa sino ante un complemento a saltadores profesionales de todos los ámbitos en un nuevo mundo del que puedes formar parte.

Tú primer vuelo en el túnel de viento

Por fin vas a experimentar la caída libre por lo que te invade una mezcla entre ansiedad e impaciencia ante lo desconocido. No sabes lo que sentirás ni si estás preparado para ello. En Madrid Fly formarás parte de lo que llaman Fun Flyers. Son aquellos que, como tú, vuelan por diversión y habitualmente es su primera vez así que tienen el procedimiento más que ensayado.

/tb_c-1048-tunel-de-viento-en-funcionamiento1509009575.5881.jpg


Te vestirán para la ocasión para que estés ideal  y te metas de lleno en el papel con elementos que harán que estés seguro (que es lo más importante). Llevarás un mono de cuerpo completo, unas gafas que te ayudarán a mantener los ojos abiertos ante la corriente y un casco a juego con tu gran aventura. Es vital que mantengas todo bien abrochado y te hayas quitado desde unos pendientes hasta el reloj. Las zapatillas atadas y mejor de tipo deportivo o se quedarán por el camino y tendrás que salir del centro como Cenicienta con un pie descalzo.

Aunque el vuelo resulta sencillo la misión de tu instructor es que lo disfrutes de principio a fin. Por eso, en lugar de meterte directamente en faena, van a dedicar entre 20 minutos y media hora a explicarte todo lo que debes saber para conseguirlo con una pequeña clase. Las partes fundamentales de ésta son la postura que adoptarás, en horizontal con brazos y piernas estirados, y las señales que utilizará para comunicarse contigo porque dentro del túnel el ruido es intenso. Si queréis evitarlo también os prestarán unos tapones para los oídos.

/tb_c-1048-en-la-camara-con-el-instructor1509009577.1407.jpg


Después te dejará descansar un poco mientras tus nervios por pasar a la cámara de vuelo afloran. El instructor seguirá contigo ayudándote a colocarte y girándote cuando lo vea conveniente para orientarte hacia la cámara que toma fotos y vídeos o hacia tus acompañantes que no querrán perderse la cara de velocidad que se te queda ante la potencia de los cuatro motores de los que se nutre la cámara.

Tu primera oportunidad dura un minuto, que es el tiempo máximo en caída libre en el paracaidismo comercial. Tras una pausa tendrás siempre una segunda tanda que aprovecharás más todavía al no ser ya novato en estos vuelos. En resumen ¡estarás suspendido en el aire en una primera experiencia que puedes reservar ya! Y tendrás la certeza de que nunca habías probado algo así.




Los niños también vuelan.

Y no porque se imaginen como los héroes de sus comics favoritos. En Madrid Fly nadie se queda fuera, tampoco los niños, con opciones especiales si están entre los 5 y los 12 años. De hecho hemos puesto el límite de edad para volar en 105 años pero si tienes 106 o más podemos hablarlo, ¿te parece?

/tb_c-1048-volando-con-el-peque-en-el-tunel-de-viento1509009578.456.jpg


Es un plan que convierte en perfecta cualquier jornada en familia ya que podéis venir todos juntos sin tener que dejar a nadie lamentándose en casa.  ¿Os imagináis un cumpleaños más original que este? Si lo completáis con un paseo por nuestro bar no os hará falta nada más.

De hecho, en el apartado de eventos Madrid Fly también da una importante cobertura a aquellas empresas que traen a sus empleados para premiarlos o enseñarles nuevas formas de colaboración. Para team building cuentan con espacios adaptados para una buena charla que les motive y les haga regresar a su puesto con energías renovadas.

Eres o quieres ser un profesional.

Ahora que se lleva tanto todo eso de ser un “pro”, en Madrid Fly tienen un lugar especial para los Pro Flyers. Son aquellos que se dedican al paracaidismo profesionalmente o tienen titulación. Si es tu caso cada vuelo te saldrá algo más barato ya que el instructor no te hace falta. Contratarás tiempos desde 15 minutos.

/tb_c-1048-proflyers-en-el-tunel-de-viento1509009580.139.jpg


Si ves el entusiasmo de tu hijo ante las acrobacias que realizan, inscríbele en la Academia de Vuelo donde les enseñamos a ser autónomos en el interior de la cámara. Quién sabe hasta dónde puede llegar.