Siempre está bien hacer una escapada a la playa pero si tienes poco tiempo lo último que quieres es perderlo en el viaje de ida y vuelta. Por eso, si estás en el centro de la península, te interesa visitar la playa de Madrid. ¡La tienes solo a una horita de la capital! Y cuando llegues Piquitesquí te estará esperando para llenar cada segundo con nuevas experiencias en el agua.

Esqui nautico en el embalse de San Juan


Este pequeño paraíso de interior se encuentra en el Embalse de San Juan, a la altura de la localidad de Pelayos de la Presa. Está al oeste de la Comunidad madrileña y en él están permitidos tanto el baño como los deportes náuticos. Mientras los pruebas podrás gozar de 10 kilómetros completos de playas con las ventajas de la costa pero sin sus inconvenientes. Aquí las aguas están tranquilas y no hay olas por lo que tu sesión de la modalidad que te apetezca está garantizada. Es el momento de empezar y estas son las opciones que dispararán tus niveles de adrenalina.

La evolución del flyboard en el Embalse de San Juan

El equipo de Piquitesquí se toma tu diversión como una cuestión personal. Están en esto por amor a lo que hacen y por eso miman cada actividad y trabajan para que seas de los primeros en probar cada nueva modalidad que aparece en el sector de las actividades acuáticas. Hacerte volar sobre el agua es una de ellas.

Flyboard en el embalse de Pelayos


El flyboard se ha convertido ya en una actividad imprescindible que te proporciona sensaciones que no conseguirás de ningún otro modo. Aunque es espectacular es más fácil de lo que parece y te ayudarán a dominarlo seas adulto o peque, a partir de los 12 años, si estás acompañado por tus responsables. Con las botas puestas sobre una tabla especial con tubo por el que recibes agua a propulsión, podrás elevarte por encima de la superficie del pantano hasta 4 metros. Tienes sesiones de 45 minutos para hacerte con el sistema e intentar alguna acrobacia.

Lo mejor es que con Piquitesquí el flyboard deja de ser una propuesta individual permitiendo que la disfrutes con tus amigos. Estos podrán acompañarte en el barco en el que hay capacidad para 5 plazas. Podrán verte, tomarte fotos y refescarse mientras te mueves como un personaje de ciencia ficción.

Jetpack cerca de Madrid


No será la única manera de sorprenderles porque a esta disciplina le ha salido un hermano pequeño igual de estimulante y nuestros compañeros ya lo tienen. Si te acuerdas de las mochilas que hacían despegar al protagonista de más de una peli de aventuras, tienes la versión real con el jetpack. Lo llevarás a la espada y te sujetarás con las manos para levantar el vuelo en zig zags y figuras imposibles.

Expertos en wakeboard y esquí náutico en Madrid

Son diversas las formas de surcar las aguas del embalse de San Juan mientras dejas que la lancha de Piquitesquí te remolque cómodamente. Las más clásicas y las que seguro se suenan, son el wakeboard y el esquí acuático. La diferencia entre ellos se encuentra en el uso de una tabla sobre la que van los dos pies, o de dos esquís que llevas en paralelo como los que se utilizan para la nieve. Resérvate una sesión de wake de 15 minutos y descubre este deporte al que quedarás enganchado y que pueden hacer chiquitines desde los 4 años.

Sesion de wakeboard en Madrid


No tardarás en querer repetir pero antes de hacerlo te aconsejamos que eches un ojo a todas las variantes que ponen a tu alcance: siéntate como si estuvieras en una silla en la air chair, gana en equilibrio con una postura más estable de rodillas con el kneeboard o da un paso más en dificultad con el monoesquí.

Estos equipos se unen a alternativas perfectas para toda la familia que podréis compartir en grupo. Pasad una jornada navegando en el barco y tratando de manteneros sobre los gigantescos donuts hinchables que son remolcados simultáneamente para que vayáis varios a bordo al mismo tiempo. Ten en cuenta que si lo solicitas también te concertarán la comida para que no tengas que llevarte más que el bañador.



Surfeando la ola sin fin cerca de la capital

Qué grande es el surf… cuando hay olas. Y cuando estas no son demasiado complejas para tu nivel y en aquellos momentos en los que llegan justo al nivel de emoción que necesitas. Complicado, ¿no? En Piquitesquí la ola está incluida y dura tanto como tú quieras. Lo consiguen generando una estela con su barco sobre la que te deslizas con la tabla de surf wake.

Surf en la estela del barco


Comienzas la tanda de surf de 1 hora, o del tiempo que decidas, agarrándote al palonnier que va unido a la embarcación. Cuando tengas la postura que con la que te notes seguro para mantenerte sobre la tabla, lo sueltas de nuevo en el barco y ya estarás surfeando en una ola perfecta, de la medida justa e infinita.

Y ahora, ¿qué excusa tienes para no ir a la playa este verano?