Estamos en pleno siglo XXI. A estas alturas de la vida parece que todo está inventado, ¿verdad? Sobre todo en lo que a deportes se refiere. Pues no, cuando creíamos que no podrían surgir nuevas actividades no sólo aparecen sino que además los deportes de aventura se superan a sí mismos.

¿Por qué decimos esto? Porque si para algunos surfear es ya un símbolo de adrenalina, imagínate lo que puede suponer surfear en la oscuridad de la noche!

Y tú dirás, ¿qué más da practicar surf por el día o por la noche? Bueno, entre otras cosas lo que más asombra es que por la noche no hay luz y, sin luz, surfear puede llegar a ser muy difícil... ¿cómo sabes que es el momento perfecto para coger la ola? 



Surf nocturno

Por lo general lo peor para un surfista es el momento en el que el sol comienza a caer y la oscuridad le obliga a salir del mar. Para evitar esto y dar la oportunidad de seguir disfrutando durante la noche del surf, alguna que otra playa, como Bakio (País Vasco) hace unos años, ilumina la playa con focos artificiales lo suficientemente potentes como para saber por dónde se va.

Ahora bien, hay otros surfistas que no se conforman con eso, sino que deciden ir más allá y con llevar un foco de luz en la proa se deciden a lanzarse al mar. Piensa que quienes se atreven con ello cuentan con dos dificultades:

  • Nivel: un principiante no puede someterse a tal reto, pues lo más importante es controlar a la perfección la tabla y los movimientos que tienes que hacer con ella.
  • Oscuridad: por mucho que se lleve un led en la tabla, no se ve el horizonte, puede haber sombras que lleven a confusión o incluso puede no percatarse a tiempo de una ola.



/tb_surf nocturno2.jpg

Recientemente Mark Visser ha superado el récord del mundo, pues ha llegado a  batir el récord de surf nocturno al hacerse con una ola de nada más y nada menos que... ¡11 metros de altura!

Eso sí, durante el recorrido fue asistido por un helicóptero que iluminaba desde arriba la superficie del agua. ¿Dónde se llevó a cabo tal aventura? Donde están las mejores olas del mundo para muchos riders: en Maui (Hawaii).

Bien, y tú, ¿te atreverías con ello? Si ya tienes eres un experto puede ser un buen momento para que te propongas un nuevo objetivo y si aún no te has lanzado quizá hacer un curso de surf sea lo que estabas buscando para darle un giro a tu día a día.