El mar es el destino perfecto para unas vacaciones, tanto si vives en el interior de la península como si habitas cerca de la costa. No tienes más que pensar la playa a la que te apetece ir y disfrutar del tiempo de relax practicando deportes de aventura.

Como no podía ser de otra forma, te aconsejamos que cuando la climatología sea buena practiques deportes aéreos, pues te elevarás y verás la vida de otro color. Una de las actividades que más de moda se están poniendo en los últimos años es el parascending, también llamado parasailing.

 

Recogiendo el paracidas

 

¿No sabes a qué nos referimos? Bueno, pues lee atentamente y lo descubrirás...

El parascending es un deporte aéreo que te permite recorrer las aguas marinas sin mojarte: desde el aire. Irás enganchado en un parapente especialmente diseñado para este deporte mediante un arnés y una embarcación sea la que te remolque. ¿Cómo funciona? El bote acelera y tú, que estás situado en la orilla del mar, comienzas a ascender poco a poco en el aire; no tendrás más remedio que dejarte llevar... y ¡disfrutar!

Combina el vuelo en paracaídas con un paseo en una lancha motora y podrás disfrutar de dos de los grandes deportes al aire libre: paracaidismo y paseo en barco. Gracias a esta actividad puedes ver la costa desde una perspectiva tan diferente que hará que te tomes la vida de otro modo. Realiza un viaje único a vista de pájaro.

 

Pareja en el aire

 

Una de las ventajas que puedes encontrar es que a la hora de practicarlo no tendrás por qué aburrirte, pues tienes la opción de no estar tú sólo allí arriba, sino que podéis subir dos o tres personas a la vez, dependiendo de la empresa de parascending que escojáis. Así lo pasarás mucho mejor y podrás compartir momentos únicos con los tuyos. 

Descender es también otra aventura pero lo harás de modo pausado y tranquilo, gracias a un winch hidráulico encargado de hacer que transcurra con suavidad, llegando a la embarcación seco. 

 

Parascending con moto acuática

 

¿Aún te lo estás pensando? Estamos hablando de vistas de pájaro sobre el mar... ¡No esperes más! 50 metros de altura y media hora de vuelo, dependiendo de la empresa que hayas escogido, harán que vivas una experiencia única e inolvidable. Es importante, eso sí, que sepas nadar, pues es requisito imprescindible para realizar esta actividad. Todo el equipo que necesitas es un chaleco salvavidas, un arnés y un paracaídas, pero no te preocupes si no cuentas con ello, pues los monitores te los prestarán.

Todo lo que necesitas para realizar turismo activo es ganas de pasarlo en grande y recorrer kilómetros de diversión asegurada.