Niño escalando en rocódromo



Puede que veas la escalada como un deporte demasiado arriesgado para que tus hijos pequeños lo practiquen, pero sobre todo los que conozcan esta disciplina de cerca sabrán que iniciar a los más jóvenes en esta práctica es todo un acierto no solo por el hecho de practicar ejercicio, sino por todos los beneficios que ello conlleva como el esfuerzo, la autosuperación y el esfuerzo continuo.

Teniendo claro que el mundo de la escalada también es para aquellos menudos adorables, lo más importante es que comiences con paso firme pero avanzando progresivamente y la mejor forma es llevándolo a un rocódromo donde reciban lecciones de expertos en escalada. De hecho, aquí podrás encontrar todas las opciones que tienen los más pequeños para ir a rocódromos que estén adaptados a ellos y que encontrarás por todo el país. 

Estos pueden ser outdoor o indoor, pero lo más importante es los boulders de las paredes del rocódromo estén adaptadas para los niños, con separaciones más cortas que les faciliten los movimientos laterales y verticales, y la gran mayoría cuentan con un suelo acolchado (especialmente los indoor) para amortiguar las posibles caídas. 

Lo más importante que debes tener en cuenta si quieres que tu pequeño aprenda a escalar en un rocódromo es que asistan a un centro de escalada profesional, que garanticen todos los protocolos de seguridad para que los chicos aprendan sin accidentes y sobre todo, sin coger miedo a un deporte que conseguirá engancharles de por vida. 

Y ahora que ya sabes que hay rocódromos pensados especialmente para los niños, ¿a qué esperas para apuntarles a un deporte que realmente les apasionará? 


/tb_jovenes-escalando-el-rocodromo.jpg