Raquetas de nieve y bastones



Realizar rutas con raquetas de nieve se han convertido poco a poco en uno de los deportes de invierno favoritos de quiénes esperan las nevadas con ansia durante todo el año. Lo económicas que resultan, el no tener que contar con un nivel específico para utilizarlas (incluso los niños pueden) y lo fácil que resulta comenzar a andar con ellas sobre la nieve, hacen que las raquetas de nieve se hayan hecho un hueco en nuestros deportes de nieve predilectos. 

En un principio, las raquetas de nieve eran básicamente eso, raquetas que te colocabas en los pies para poder avanzar por la nieve. Tenían forma alargada con bordes de madera que sostenía la maya hecha de cuero trenzado. 

Pero hoy en día, aunque el funcionamiento sea igual lo cierto es que la forma ha evolucionado y las raquetas de nieve están compuestas por los siguientes elementos: 
  • Carcasa. Es la estructura de la raqueta y donde van fijados el resto de componentes. Su diseño dependerá para qué tipo de terreno nevado la queremos, por ejemplo, si la nieve está dura ya mejor que su tamaño sea más reducido, pero si es aun tipo polvo, pueden ser más grandes. Así mismo, para zonas de llanura, podremos utilizar raquetas de nieve más anchas y ovaladas, y el zonas de montaña, con forma más alargada y estrecha. El tamaño de la carcasa también dependerá de quién los lleve pues aunque se pueden adaptar, no será igual de grandes para un niño que para un adulto, además de que hay que tener en cuenta también el peso (aparte del nuestro, el que llevaremos incorporado por ejemplo con una mochila) que soportará la propia raqueta, para que sea de mayor o menor tamaño.
  • Crampones. Son unos añadidos antideslizantes de acero inoxidable que facilita el avance con las raquetas en tramos más pronunciados o en los que la nieve se presente más dura. Aunque los expertos prefieren llamarlo "puntas metálicas", lo cierto es que estos elementos son complementarios. Estos pueden ser dos, 
  • Alzas. Estos componentes consiguen que no se nos carguen por ejemplo los gemelos ante una subida pues nos permite apoyar horizontalmente los pies. Hay algunas raquetas no tienen alzas y son sustituidas por un sistema de fijación llamado mecanismo de torsión que permite girar con total libertad el pie y ascender en forma de zig-zag.
  • Sistema de fijación. Es lo que une tu bota con la raqueta de nieve. 

/tb_caminando-con-raquetas-de-nieve.jpg



Lo arriba comentado son las partes de una raqueta de nieve, pero para realizar una excursión con este tipo de calzado te puedes ver ayudado por un elemento fundamental como son los bastones. Con ellos, mantener el equilibrio resulta mucho sencillo y descargan peso de las piernas. Nosotros te recomendamos unos bastones telescópicos ya que se regulan según tu altura y son mucho más cómodos de utilizar. 

Una vez más te aconsejamos probar este deporte si es que no lo has hecho ya. Caminar sobre la nieve, como si de una ruta senderista se tratara, te resultará liberador y divertido. Además, el hecho de que puedas venir con cualquiera de los tuyos con los que quieras hacer algo diferente, tan solo hace que sea mejor. Aquí podrás encontrar todas las travesías con raquetas de nieve que puedes hacer en nuestro país.