Has pasado mucho tiempo creyendo que el mundo se dividía en dos tipos de personas: los esquiadores y los que se quedan a un lado de las pistas deslizándose con un saco a modo de trineo. Lo que es seguro es que todos esperamos con ansia la llegada de los primeros copos del invierno y tenemos derecho a disfrutar de ellos. Para que no te quedes fuera Gicafer trabaja con las alternativas más excitantes del Pirineo. Tienes que probarlas y no sólo si no conoces nada sobre los deportes de nieve clásicos. También mereces una alternativa que complete tus jornadas de esquí con un extra de emoción.

Visita la cueva helada


Desde la apertura de la temporada más fría del año la estación de Ordino Arcalís pone a tus pies sendas cubiertas de un manto del blanco más puro. Si no te resistes a caminar por ellas alquila uno de los 50 equipos de raquetas de nieve que tienen para ti. Con este material en tus pies no te hundirás mientras caminas y podrás centrarte en el paisaje. Cualquiera puede utilizarlas, hasta un niño se acostumbra a andar con ellas en cuestión de minutos. De hecho hasta existe una tarifa específica para peques desde los 6 hasta los 12 años.

Irás aún más seguro del itinerario a seguir participando en una de sus excursiones con guía. El instructor podrá rumbo al área del Castellar o, según vuestra elección, os acompañará en un viaje ascendente hacia la Coma de Arcalís en experiencias de entre 40 minutos y una hora. Tras los primeros pasos te verás sumergido entre la paz que desprenden las cimas pirenaicas.

Los Pirineos a motor

En Gicafer las mejores aventuras surgen del contraste especializándose en los vehículos más originales de la estación de Ordino-Arcalís. Ahora que ya has calentado con las raquetas de nieve abandonamos la tranquilidad que nos proporcionan para subirnos a una gama de transportes que aún ni siquiera sabes que existen.

/tb_c-1054-excursion-familiar-en-vehiculo-anfibio1511252950.0226.jpg


Puede que en alguna peli hayas visto un vehículo anfibio acudiendo a un rescate o siendo el último recurso de un montañero atrapado. Pues existe y está a tu alcance para hacer una visita muy especial por la Coma del Forat. Esta variante de un pequeño camión tiene la peculiaridad de haber cambiado las ruedas por un cinturón de eslabones que le permite disponer de una superficie plana para avanzar por la nieve sin inconvenientes.

El coche oruga te propone una excursión que solo podrás repetir cuando vuelvas a Gicafer. Y querrás hacerlo cuanto antes para investigar la Cueva del Puerto del Forat con sus formaciones heladas y terminar con una fondue al caer la noche degustada en La Seta de la Coma de Arcalís. Dentro hay espacio suficiente para ti y tus acompañantes y podrás preguntarle al guía todas las curiosidades que te asalten durante la hora, hora y media, que dura la expedición. Incluso hay un equipo multimedia para que estas explicaciones sean aún más gráficas.

/tb_c-1054-expedicion-en-motos-de-nieve-en-andorra1511252950.4831.jpg


Como conoces el paisaje es momento de abrir gas subiéndote a una moto de nieve. Aquí ganarás en aceleración e irás a cuerpo descubierto en contacto directo con el entorno. No hay frío que valga, ni abrigo que no lo supere, para impedir que te pongas a sus mandos en una iniciación de alrededor de 20 minutos con o sin pasajero. Será el primer paso para impregnarte de las sensaciones de este vehículo antes de sumarte a una ruta más larga.

Amplía tu visión con un recorrido en un circuito prefijado de 40 minutos que transcurre entre el río y los bosques de Ordino. Iremos pilotando a tu medida evitando cualquier peligro por lo que, si eres novato, puedes ir olvidándote de tus temores. En cuanto te notes más suelto en el manejo de la moto el cuerpo te pedirá pasar a una salida que suponga un reto mayor. Conduce hasta 2 horas acercándote a lugares de la estación que pasan desapercibidos al resto de visitantes.

/tb_c-1054-vehiculo-dtv-shredder1511252950.9557.jpg


El nivel de adrenalina tiene un peldaño más en Gicafer con el nuevo Gicasnow. Únicamente podrás comenzar a intuir lo que se siente cuando te subas a él. Tendrás que hacerlo solo porque es un dispositivo para una persona con mandos que recuerdan a los de un segway y ruedas de oruga. Irás de pie sobre la nieve inclinándote a un lado y a otro mientras avanzas en un despliegue de energía sin comparación.

Andorra no desaparece en verano

Aunque pueda parecer una obviedad los Pirineos también existen cuando llega el calor convirtiendo Andorra en una nueva alternativa de ocio. Cambian los paisajes, los colores y las opciones pero la aventura no para.

En Gicafer las motos de nieve pasan a las cuatro ruedas de quads con los que recorrerás caminos repletos del verdor al que da paso el deshielo. Descubrirás un escenario completamente distinto y opuesto al vivido durante el invierno con ríos cuyas aguas dan saltos entre las piedras y flores que al fin se atreven a asomar. Si vas a pilotarlo necesitas carnet de conducir B1, el típico para llevar un coche normal y corriente. En el caso de que no lo tengas puedes ir de acompañante porque disponen de dos plazas.

/tb_c-1054-senalando-el-camino-desde-el-quad1511252951.3467.jpg


Por cierto, si te quedas con las ganas de probar el vehículo oruga, en los meses cálidos también puedes utilizarlo. Aprovecha y deja que te asesoren para pasar un par de días montando además a caballo o saliendo en ruta en vehículos todoterreno.

Con Gicafer los Pirineos están más cerca que nunca todo el año.