¿Qué es una medusa?

Las medusas son invertebrados que, junto con los corales y las anémonas, pertenecen al grupo de los cnidarios. Cuando buceamos o simplemente nos bañamos en el mar, podemos encontrarnos con ellas. ¿Qué hacer en esos casos?


Artículos - Tania Navarro - 16/08/110 comentarios

Al realizar una salida de buceo, podemos disfrutar de una experiencia única y maravillosa. Como es lógico, tenemos que tener en cuenta una serie de recomendaciones para que la inmersión sea perfecta. Aún así podemos encontrarnos con algún inconveniente de vez en cuando, pero bastará con que prestemos atención y todo saldrá bien. 

¿Qué es una medusa?

Cnidario, proviene del griego knidé, que significa ortiga. Su característica principal es la posesión de unas células urticantes denominadas cnidocistos o nematocistos.

Cnidaria Scyphozoa



La palabra medusa tiene su origen en una de las tres hermanas Gorgonas, Medusa, divinidad marina de la mitología griega, que poseía serpientes en lugar de cabellos y que recuerda la forma de estos curiosos animales.

¿Cómo son?

Su cuerpo, casi siempre transparente, está formado por un 95% de agua, hecho que les proporciona un camuflaje perfecto. Consta de tres partes principales: la umbrela, los brazos orales (que rodean la boca) y los tentáculos urticantes. Son animales de simetría radial. Presentan una cavidad interna, donde se realiza la digestión, denominada cavidad gastrovascular y que tiene una sola abertura que realiza las funciones de boca y ano. Las medusas están formadas por dos capas de tejidos, el ectodermo o capa externa y el endodermo o capa interna, separadas por una capa de tejido conjuntivo, la mesoglea.

Poseen un sistema nervioso primitivo, con las células nerviosas agrupadas formando dos anillos que rigen la pulsación rítmica. En el margen de la campana o umbrela, existen órganos sensoriales: los ocelos (que les permiten detectar diferentes intensidades de luz) y los estatocistos (órganos del equilibrio muy simples).

Clasificación

Los cnidarios pueden presentar dos morfologías diferentes:

  • La forma pólipo, forma sésil o fija en el sustrato, de cuerpo tubular y con los tentáculos y la boca dirigidos hacia arriba.
  • La forma medusa, de vida libre y con los tentáculos y la boca hacia abajo.

Existen más de 9000 especies conocidas de cnidarios, que se agrupan en 4 clases:

  • Presentan las fases de pólipo y medusa alternadas, aunque una de las dos fases puede estar muy reducida o ausente. Suelen ser de pequeño tamaño y pueden ser coloniales o solitarios. En esta clase se incluyen los sifonóforos, colonias flotantes de individuos pólipos y medusas con grandes y abundantes nematocistos, en algunos casos, mortales para las personas. Los sifonóforos forman colonias complejas de individuos especializados en distintas funciones: unos sirven como flotador (neumatóforo), otros para la nutrición, defensa, función sensitiva... Entre las especies de sifonóforos más conocidas está el velero (Velella spirans) o la fragata portuguesa (Physalia physalis), que puede producir dolorosas quemaduras a los bañistas e, incluso, un paro cardíaco.

Velella spirans

  • Agrupa a las conocidas como verdaderas medusas. Son medusas marinas grandes, normalmente con una fase pólipo muy reducida o incluso inexistente. Pertenecen a esta clase: la medusa luna (Aurelia aurita) muy frecuente en el Mediterráneo, el acalefo azul (Rhizostoma pulmo) propia del Mediterráneo y el Atlántico o la aguacuajada (Cotylorhiza tuberculata) que por su forma, recuerda a un huevo frito. Algunas especies presentan luminiscencia, como el acalefo luminiscente (Pelagia noctiluca) que puede resultar realmente impactante en una inmersión nocturna. Sus 8 tentáculos urticantes extendidos pueden llegar a medir 10 metros.
  • Clase Cubozoos. Una clase con pocos representantes que algunos autores agrupan dentro de la clase escifozoos. Pueblan las aguas de mares tropicales y subtropicales. Son las denominadas medusas cubo o avispas de mar. Tienen la umbrela en forma de cubo, con cuatro costados. Suelen ser muy urticantes y pueden causar la muerte a una persona en pocos minutos si no es tratada con un antídoto.
  • Clase Antozoos. Todos los representantes de esta clase son pólipos, nunca presentan el estadio medusa. Incluye corales, madréporas, actinias y anémonas de mar. Suelen ser especies de bellos colores. Algunos individuos viven de forma aislada como los tomates marinos (Actinia equina), algunas anémonas o los ceriantos, como el Cerianthus membranaceus, y otros forman colonias como los corales o las gorgonias (Paramuricea sp.).


Actinia equina


¿Dónde habitan?

Con excepción de las hidras y otros hidrozoos dulceacuícolas, los cnidarios son marinos. Habitantes desde los mares tropicales hasta las frías aguas del Ártico.

Viven surcando los mares desde hace más de 650 millones de años. Las medusas, también denominadas aguamalas, son animales pelágicos (de mar abierto) y forman parte del zooplancton, ya que, aunque pueden propulsarse gracias a movimientos rítmicos de su umbrela, se mueven básicamente arrastrados por las corrientes marinas.

Reproducción

Las medusas tienen sexos separados, es decir, hay medusas macho y medusas hembra. Para reproducirse, machos y hembras liberan espermatozoides y óvulos en el agua (reproducción sexual). Tras la fecundación, se desarrollan unas larvas (plánulas), que originarán nuevas medusas o que se asentarán y formarán pólipos. De estos pólipos, de vida bentónica, mediante reproducción asexual, podrán desarrollarse de nuevo medusas de vida libre.

La medusa más grande...

La medusa crin de león (Cyanea capillata) tiene unos tentáculos que pueden llegar a ser más largos que una ballena azul. Se encuentran tanto en aguas templadas como en el Ártico.


Cyanea capillata


Depredadores voraces

Estos animales, de consistencia gelatinosa, presentan una anatomía poco sofisticada aunque muy eficaz. Las medusas son carnívoras y pueden aumentar de tamaño con rapidez y formar un gran número de individuos cuando el alimento abunda. Pero si éste escasea, pueden encogerse de nuevo.

Se alimentan principalmente de zooplancton, pequeños crustáceos como el krill o los copépodos, aunque también forman parte de su dieta algunos peces de reducido tamaño u otras medusas. Resulta bastante curioso ver a través del cuerpo de la medusa su última captura antes de ser digerida.

Los tentáculos, provistos de células urticantes, sirven como defensa y como arma poderosa para la captura de las presas. En contacto con las víctimas, los nematocistos presentes en los tentáculos, disparan el arpón o filamento que contenían enrollado en su interior y, a través de él, se libera una sustancia tóxica, urticante, que las paraliza. Los brazos orales ayudan en la captura e ingestión del alimento.

¿Quién se alimenta de medusas?

A pesar de no parecer un bocado apetitoso, las medusas también tienen depredadores, tales como los peces luna o las tortugas marinas. También ciertos nudibranquios (pequeños moluscos sin concha) se alimentan de medusas sin ningún problema e, incluso, toman prestadas sus células urticantes para utilizarlas en su propia defensa.

No faltan tampoco recetas culinarias en las que se incluyen las medusas, sobre todo en la cocina china.

Compañeros de viaje

Puede resultar peligroso para los humanos nadar demasiado cerca de una medusa, pero algunos organismos han encontrado en ellas un buen refugio bajo sus paraguas. Algunos alevines de peces, como bogas o seriolas, viajan cobijados entre sus tentáculos.

La medusa boca arriba (Cassiopeia xamachana) posee pequeñas algas (zooxantelas) entre los tejidos de sus tentáculos. Reposa sobre el fondo del revés, con los tentáculos hacia arriba y, en esta posición, obtiene luz para que las algas realicen la fotosíntesis. Las algas le proporcionan alimento. También suelen tener camarones entre sus tentáculos que liberan a la medusa de sus parásitos.

Cassiopeia xamachana


Precauciones

No conviene bañarse en las playas cuando se advierte la presencia de medusas. Incluso pasear por la orilla puede ser peligroso, ya que pueden quedar restos de tentáculos en la arena. Las medusas pueden causar picaduras incluso horas después de muertas.

¿Qué hacer ante una picadura de medusa?

No se debe aplicar nunca agua dulce para lavar la zona afectada, ya que el cambio de salinidad puede hacer que las células urticantes adheridas a la piel se rompan y liberen el líquido urticante. Conviene aplicar frío en la zona de la picadura poniendo cubitos de hielo, pero siempre en una bolsa de plástico, no directamente en la piel. Los tentáculos adheridos a la misma se pueden retirar con la ayuda de unas pinzas, pero nunca con los dedos. Ante alguna complicación, como dificultades respiratorias o alteraciones del ritmo cardíaco, es necesario acudir a un centro sanitario para aplicar las medidas adecuadas.

Parientes cercanos: las medusas peine

Las medusas peine pertenecen a un pequeño phylum o tipo de invertebrados: los ctenóforos. No son verdaderas medusas, aunque a menudo son confundidas como tales. Su cuerpo es transparente y delicado, formado por un 99% de agua. Existen unas 80 especies exclusivamente marinas. Presentan ocho hileras de cilios, llamados peines. Estos cilios iridiscentes los hacen especialmente atractivos. De noche, se manifiesta su bioluminiscencia, produciendo un espectacular brillo verde azulado. No poseen células urticantes, pero tienen unas células adhesivas, los coloblastos, para capturar a sus presas.

Respuestas (0)

Comentar
  • No hay comentarios sobre esta noticia.

Deja tu comentario

Para asegurar el buen funcionamiento de la comunidad Yumping:

  • no postees contenido comercial
  • no postees contenido ofensivo
  • no postees contenido ilegal
  • no ataques a personas,empresas o usuarios
  • »

Ofertas Relacionadas

Otros artículos que te pueden interesar