Los amantes de la montaña tienen todas las de ganar y es que nuestro planeta nos ofrece diversas posibilidades para recorrer y con las que poder practicar nuestro deporte preferido. Si hace unas semanas hablábamos sobre los refugios de montaña más impresionantes del mundo prepárate porque aquí vienen curvas!

Para hacer una vía ferrata no necesitas ser un experto alpinista, ni material, ni siquiera experiencia. Pero eso sí, no te conviene hacer una si tienes vértigo, pues aunque es muy  segura y estarás durante todo el recorrido enganchado a tu línea de vida, la altura quizá sea un factor que te pueda echar para atrás. Ah, y no te olvides de contratar guías de montaña para hacer una ferrata.

Las 10 vías ferratas más impactantes

Hua Shan, China

Dicen que es la más peligrosa del mundo, pero lo que no se puede negar es que es espectacular. En esta montaña se encuentra un monasterio taoísta en el que se enseñan artes marciales y por la que miles de turistas pasan cada año. Y si querías un plus de emoción, contarte que en este paisaje de vez en cuando se suele formar niebla, lo que dificulta aún más su paso. ¿Te atreverías?




Poi d'Unha, España

No es que sea muy alta pero sí es de las más largas de nuestro país. No hace mucho que ha sido inaugurada (abril 2014), pero ya ha sido más que recorrida por montañeros de todas partes que no han querido perderse sus 800 metros derecorrido con un desnivel acumulado de 500 metros. A lo largo de la vía hay puentes tibetanos y una escapera con forma de espiral.

Poi d



Mountain Torq, Malasia

En pleno Monte Kinabalu y con una altura entre los 3.411 y los 3.766 metros de altura entró en el libro Guiness de los récords por ser la más alta del mundo. Además ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y no es de extrañar, pues los paisajes que pueden contemplarse a esa altura son verdaderamente increíbles, como sacados de cualquier película de aventuras.




Marmolada, Italia

Esta ferrata es la segunda más alta del mundo, por detrás de la anterior que hemos visto. Junto a ella se puede observar un glaciar que, aunque poco a poco se ve más pequeño a causa del cambio climático, aún es lo suficiente grande como para tener que ir con crampones y piolets para recorrerlo. Tras el tramo del glaciar se encuentra roca equipada con cable, pero las vistas siguen siendo increíbles.

Marmolada. Imagen: christianpau.blogspot.com.es


Liaucous, Francia

Parece que esta es una de las ferratas más complicadas pero quizá por ello más impresionantes. Cuenta con pasarelas, una cueva, puentes nepalís y tibetanos, algún que otro paso desplomado y un entorno impactante. Eso sí, dispone de una alternativa fácil para que hasta los más pequeños puedan recorrer una parte de la misma.

Liaucous


Dolomitas, Italia

Este conjunto de ferratas situadas en los alpes italianos son la cuna de los amantes de este deporte por excelencia. En estas montañas se encuentran una serie de caminos equipados y ferratas como Marmolada, que hemos visto anteriormente. Pero no es la única, se puede encontrar la Tofana di Rozes o Cristallo, entre otras.

Dolomitas


Los Mallos de Riglos, España

Desde luego es una de las más impactantes de nuestro país y es que tiene todos los ingredientes de un cóctel de aventura y adrenalina: crestas imposibles, descensos de vértigo y unos paisajes que no te dejarán para nada indiferente. Es apta para todos los públicos, por lo que no has de preocuparte, pero la añadimos a la lista porque es una de esas asignaturas pendientes que hay que tachar. Aquí puedes encontrar opciones de ferrata en Riglos.

Mallos de Riglos


Val d'Isère, Francia

Esta ferrata cuenta con varias secciones que van desde iniciación (e incluso pueden recorrerla niños) hasta la más complicada que no es apta para quienes no sean unos expertos escaladores. Dicen que es de las más difíciles de recorrer de todos los alpes occidentales, por lo que sólo acércate si estás preparado. Eso sí, los paisajes son una pasada.

Val d


Gemmi-Daubenhorn, Suiza

Dicen que es la más dura del país en la que se encuentran más de 200 metros de escaleras y de cable de acero. Para llegar a ella hay un teleférico a unos 2.300 metros de altura y después pasar por un sendero durante unos 20 minutos. Rampas, agua que llega al lugar a causa deshielo en función de la época del año, paredes verticales, escaleras y 1.000 metros de desnivel no hacen si no aumentar la emoció del recorrido.  


Roc Du Vent, Francia

Las montañas francesas, suizas e italianas cuentan con un sinfín de ferratas, siendo ésta de las "top ten". Lo más importante es no tener vértigo si se quiere hacer esta ferrata, pues hay un puente nepalí que pasa sobre dos presas y se ve el Mont Blanc. Al finalizar el recorrido hay un túnel que se puede pasar andando aunque hay que llevar linterna (al ser posible un frontal). Impresionante sin duda.

Roc Du Vent. Imagen: Youtube.com



¿Con cuál te quedas?