¿Has pensado alguna vez que los deportes de aventura y las actividades artísticas podían llevarse bien? Si eres un apasionado del mar y las actividades acuáticas y además te gusta la fotografía, no renuncies a ninguna de éstas a la hora de dedicar tu tiempo libre. En ocasiones, para poder disfrutar de tus aficiones, tienes que elegir, en otras, sin embargo, es fácil combinar dos hobbies. Este es el caso del buceo y la fotografía.


Combina aventura y arte



La fotografía submarina puede practicarse como aficionado o como profesional, o, por qué no, comenzar como lo primero y acabar siendo un reconocido fotógrafo submarino. ¿Sabes bucear? Si es así, ya llevas medio camino recorrido, en caso contrario te proponemos que asistas a un bautismo de buceo y experimentes la emoción en primera persona. Si tras esta experiencia quieres sumergirte en el mundo de la fotografía submarina te traemos unos consejos para que puedas obtener los mejores resultados.

Diez reglas de oro en fotografía submarina:

1. Como en el resto de actividades y deportes acuáticos, para hacer fotografía submarina tienes que adaptarte a las circunstancias. Para aprovechar bien el entorno, utiliza el macro cuando el agua no esté clara y aprovecha los mejores días para elaborar tomas angulares.

2. Monta el fotosub a conciencia y asegúrate de colocar bien las juntas principales, de esta manera evitarás que el equipo sufra inundaciones con consecuencias tan graves como puede ser la pérdida de la cámara y la lente. Además, evitarás pequeñas filtraciones de agua.  


Hazte con un buen equipo y móntalo cuidadosamente



3. Ten en cuenta que bajo el agua no se puede cambiar de lente, por tanto aprovecha el material en cada momento. Si tienes puesto el macro, dedícate a sacarle partido a los primeros planos y busca las mejores imágenes al detalle. Ya tendrás tiempo de cambiar la lente y centrarte en planos más amplios.

4. Muchas veces tener más no es mejor. En el caso de los flashes instalados en largos brazos es cierto que te aportarán mayor iluminación y, en teoría, más perfecta, pero esto te llevará más tiempo, tanto de instalación como de cálculo para el tiempo de exposición. Además, si hay corriente y tienes que dedicarte a seguir animales cerca del fondo, la cosa empeorará, ya que tendrás que moverte con más materiales. Valora las condiciones y el tipo de fotografía que quieres realizar y utiliza los flashes únicamente cuando sea necesario.

5. Aprovecha los elementos estáticos para desarrollar tu sensibilidad fotográfica. En este caso, tu “modelo” no va a huir, por lo que podrás tomarte tu tiempo para analizar los diferentes puntos de vista y obtener una composición original. Además, disfrutarás deleitándote con los tesoros submarinos que te podrás parar a observar en estos momentos.

6. Aprende de los demás: observando y analizando fotografías de forma crítica, asiste a salidas y viajes para fotógrafos, participa en competiciones,… Cualquier intercambio con otros fotógrafos submarinos puede ayudarte para enriquecer y aumentar tus conocimientos y valorar y corregir tus errores, además, lo pasarás en grande compartiendo tu afición con otras personas.  

7. Sé crítico con tu trabajo y desarrolla tu afán de superación. Piensa que haces fotografías para compartirlas con los demás, para buscar su aprobación tendrás que obtener el mejor resultado posible, que irá mejorando a medida que vas corrigiendo tus errores y adquiriendo mayor experiencia.

8. Precisamente de los errores se aprende. No tires las diapositivas incorrectas, analízalas y busca el error, de esta manera podrás corregirlo.

9. Procura no encasillarte en un estilo de fotografía, por supuesto que tendrás una modalidad favorita, pero probar en varios campos te ayudará a mejorar en general. Realiza fotos de peces, de ambiente y macro, por ejemplo, en todas sus variantes. Te esta manera podrás descubrir facetas que no conocías y mejorar la técnica.

10. Nunca vas a obtener una imagen igual a otra, hayas fotografiado anteriormente al mismo sujeto o no. Por tanto, no desperdicies ninguna oportunidad para fotografiar todo aquello que encuentres, sea nuevo o no.

Todos estos consejos, unidos al esfuerzo y la práctica, harán que llegues a ser un buen fotógrafo submarino. Recuerda la técnica fotográfica va unida a la aventura que conlleva la inmersión, Si ya obtienes buenos resultados y te atreves a participar en competiciones de fotografía submarina, te traemos cinco secretos para facilitarte la tarea:

Los cinco secretos:

1. En los concursos, procura no obsesionarte con ninguna de las categorías de competición, intenta mantener la calidad de todas ellas, ya que siempre ganan los más completos. Si intentas centrarte en una sola categoría para mejorarla, descuidarás las demás y tendrás unos resultados descompensados.

2. A la hora de fotografiar animales, asegura una primera foto correcta, después persigue la mejor foto posible. Cuando tratamos con animales, no sabemos durante cuánto tiempo vamos a tener delante al ejemplar, ya que pueden huir en cualquier momento. En este caso, si habías tomado una primera instantánea correcta, dispondrás de material “presentable” en caso de necesitarlo al final.

3. Una competición de fotografía submarina puede llegar a ser muy larga, y hay que mantener la esperanza hasta el último segundo, cuando se puede presentar la oportunidad que te haga ganar. Nunca debes dar por perdida una competición hasta el último momento, al contrario que los deportes de agua donde el resultado final es fruto de un trabajo constante, la fotografía es cuestión de instantes, y muchas veces ese instante te llegará cuando menos lo esperes.

4. Evita cambiar de lente durante la prueba. Estudia previamente la planificación de la prueba y ahorrarás el tiempo que se pierde al salir del agua para tener que cambiar la lente, acto que además implica riesgo de errores al montar el material con las prisas y nervios.

5. Cuando fotografíes a modelos, busca la compenetración y colaboración de esta persona, su ayuda te puede ser muy útil. Además de posar, puede ayudarte con el material, buscar sujetos para las fotografías con fauna, localizar elementos interesantes para el plano y colaborar con la selección de imágenes que se presentarán. Cuatro ojos ven mejor que dos, y el trabajo en equipo es muy efectivo.


Despliega tu imaginación y retrata especies submarinas



Ya sabes todos los secretos, ahora solo tienes que ponerle muchas ganas para empezar a vivir esta experiencia única, en la que combinarás arte y deporte, increíble pero cierto. Disfruta ya de tus dos pasiones, el buceo y la fotografía, y comparte los resultados con todos.