No hay que tomárselo a broma, pues en nuestro país cada año hay entre 200 y 400 casos de intoxicación por ingerir setas venenosas. Las intoxicaciones, por lo general, se deben a la confusión y al desconocimiento.

Setas en los árboles


La mayoría de las que dan lugar a confusión son las que tienen pie y sombrero, así como algunas que llaman la atención por ser vistosas. En cuanto a los carpóforos, es decir, otro tipo de especies que no tienen esa forma, habrá que fijarse especialmente en las que tienen forma de cerebro o forma de intestino. No sólo son muy tóxicas sino que incluso pueden ser letales.

Hay que tener especial cuidado con Manita Faloide, ya que es mortal, crece en cualquier tipo de bosque y se puede confundir con un champiñón con facilidad.

/tb_Especies de setas.jpg


Para poder distinguir si las setas son o no comestibles tienes que hacer un reconocimiento detallado de la misma. Para ello basta con seguir estos pasos (aunque te aconsejamos que la primera vez vayas con un experto en micología).

/tb_Setas laminadas.jpg


Partes de la seta en las que te debes fijar:

1. Himenio. Es la parte más protegida de la seta, justo bajo el sombrero. Aléjate de las especies que lo tengan en forma de lámina o tubo. Las que tengan forma de aguijón o de pliegue no son tóxicas.

2. Roturas del tronco. Tienes que fijarte en cómo rompe la carne de la seta. Si ves que rompe con forma de fibra, alargada, no es comestible; las que rompen en forma granulada no corres ningún riesgo.

3. Tonalidades de la esporada. Es algo complicado de detectar, pero si tienen color blanco, negro, rosa o marrón, ándate on mucho ciudado, sobre todo con las que la esporada es de color rosa o pardo.

4. Forma en la que están situadas las láminas. Fíjate si hacia abajo del pie o hacia arriba y si el pie es desmontable o no. En ambos casos hay setas que pueden comerse y setas que no, por lo que tendrás que consultar al experto.

5. Velo. El velo se produce en el desarrollo de la seta y es una membrana que la protege. Algunos se caen y otros los mantienen en forma de volvas, verrugas, anillos o cortinas. En este caso ocurre como en el anterior en cuanto a su toxicidad.

/tb_Tipologia de setas.jpg



Mitos de las setas

Hay mucha gente que se confía a la hora de la recolecta por cosas como estas:

  • Si un objeto de plata se ennegrece al ser tocado por una seta, es venenosa. Falso, no tiene por qué cumplirse siempre, ya que puede ser que no sea comestible o sí, depende de la especie.
  • Si el guiso con setas se oscurece, son venenosas. No es cierto. Dependerá igualmente de la especie.
  • Si se cortan y cambian de color son tóxicas. No es verdad, pues hay algunas como los níscalos, los rovellones u otras especies que cambian su tonalidad y son exquisitos manjares totalmente inofensivos.

/tb_Aprende a diferenciar las setas buenas de las malas.jpg


  • Si un animal come una seta y no le pasa nada, no me pasará nada a mí. Falso pues los metabolismos son completamente distintos.
  • Si dejo las setas en sal o en vinagre perderán el veneno. Incorrecto: el veneno no desaparece.
  • Si cojo setas todos los años en el mismo sitio, siempre serán buenas. Falso, pueden aparecer otras especies que sean venenosas.

/tb_Setas venenosas.jpg


Recuerda: ve siempre con expertos!

*Fotografía de tipología de setas perteneciente al Gobierno de Navarra