¿Tienes buen equilibrio? ¿Tus reflejos están a punto? Entonces el esquí acuático es tu deporte. Es una mezcla entre surf y esquí practicado en el agua mientras una embarcación te remolca. Sólo tienes que fiarte del conductor del bote y dejarte llevar agarrado al cabo de arrastre.

Una de las recomendaciones iniciales es que contactes con una empresa de esquí náutico, pues cuentan con instructores profesionales que pueden aconsejarte y te proporcionarán el material que necesitas para poder practicar este deporte lo más a gusto y tranquilo posible. Además si eres un principiante en esto del esquí acuático podrás aprender a través de un curso previo.

 

Esquía sobre el agua

 

Lo más aconsejable es que poseas una excelente condición física, pues no es una práctica aptoa para todos, sobre todo si tenemos en cuenta que el riesgo está presente y no todo el mundo es capaz de asumirlo. El vértigo puede acompañarte durante los minutos que estés sobre los esquís y como no podía ser de otra forma, la adrenalina también. 

Se puede practicar tanto en aguas abiertas, como el mar o el océano pero también en aguas interiores, pues si no tienes la suerte de vivir cerca de la playa, los embalses o lagos también son ideales. Deberás ir con todas las precauciones del mundo si nunca te has enfundado unos esquís, pues lo que menos queremos es sufrir un percance y las velocidades que alcanza la lancha motora son bastantes altas.

 

Puedes llegar a ser todo un campeón

 

Los noveles no van más allá de una velocidad de unos 55 kilómetros por hora, pero alguien más experimentado puede llegar hasta los 150 Km/h. ¿Aún no sabes la postura que debes tomar? Muy fácil, aquí van algunos consejos:

  • El palonier (asa) lo tendrás que llevar agarrado a la altura de la cintura, pues es lo más cómodo y apropiado para realizar la actividad.
  • Los brazos deben ir flexionados por el codo, así no tendrás ninguna molestia.
  • Lleva los hombros paralelos a la línea horizontal del agua, nunca vayas torcido.
  • Las rodillas deberán estar separadas al menos 30 centímetros y flexiónalas ligeramente, pero nunca dobles la cadera. 
  • Tienes que tener una cintura fuerte, por lo que se recomienda que hagas abdominales a diario y trabajes así la región del cuerpo en la que el centro de gravedad está situado. 
  • La postura del cuerpo vendrá dada por los músculos lumbares y dorsales: recuerda trabajarlos, pues así no se sobrecargarán ante la fuerza ejercida por los brazos.
  • Recuerda calentar siempre antes de iniciar la actividad, dando especial importancia a las articulaciones, cadera y cuello.

 

Descubre las diversas modalidades de esquí náutico

 

No dejes que la embarcación vaya a una velocidad superior a la que estás dispuesto a afrontar dada tu poca experiencia y vigila que vaya una persona que esté pendiente de ti, pues cualquier pequeña caída puede necesitar ser atendida.  

Descubre lo emocionante que es este deporte acuático y sé capaz de vivir aventuras en el agua durante tus días de ocio. Además, quizá te animes a practicar otro tipo de actividades en las que el agua sea el escenario de actuación, como el wakeboard, el surf, el kitesurf...